Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


José Alfonso Peralta

(José Alfonso Peralta Sánchez)



Nació en Hermosillo, Sonora, un 20 de diciembre. Sus padres fueron el señor Lorenzo Peralta Irigoyen y la señora Elena Sánchez Guzmán. Creció en el seno de una familia humilde.

Cursó hasta sexto año de Primaria, pero su gusto por la lectura, a la postre le sirvió para desarrollar sus canciones.

A los 13 años viajó a la ciudad de México, en donde estuvo aproximadamente tres años, pero no le gusto el bullicio de la gran urbe, por lo que regresó a su querido Hermosillo. Trabajó en una papelería y posteriormente laboró en una campaña contra el paludismo.

Admirador de Miguel Aceves Mejía, participó como aficionado en distintas estaciones de radio.

En 1963 se mudó a la ciudad de Tijuana, en donde se casó y tuvo cinco hijos. Por varios años trabajó como repartidor de agua.

En sus tiempos libres tocaba la guitarra y se dedicaba a escribir canciones. En una ocasión necesitó hacer la partitura de una melodía, por lo que fue a donde se reunían compositores locales de la ciudad, entablando varias amistades que todavía hoy conserva.

Logró grabar un disco y hacer presentaciones personales en diversos lugares de entretenimiento.

Frecuentemente se juntaba con un grupo de amigos para componer canciones y para ensayar, ya que también los contrataban para hacer presentaciones locales. Eran cuatro integrantes, entre ellos una mujer.

Como anécdota, contaba el maestro Peralta que en una ocasión los invitaron a amenizar una reunión, y la señorita (integrante del grupo) siempre llegaba tarde. En esa ocasión, ella juró que llegaría temprano a la esquina en donde habían quedado de buscarla.

Mientras su compadre se bajó del auto para esperarla, José daba vueltas a la manzana; en una de ésas, encontró a su compadre abrazado del poste, renegando porque finalmente la compañera nunca llegó. Se retiraron del lugar y el compadre le dijo: “Rosita no tiene remedio, hay que hacerle una canción”. Es así que al otro día por la noche, José escribió su famosa canción Abrazado de un poste, sin imaginar el éxito que obtendría.

Este tema fue grabado por el señor Baltazar Ortega, que era un locutor y cantante local muy popular, y posteriormente Lorenzo de Monteclaro la llevó al acetato logrando un éxito rotundo.

Esta obra le dio muchas satisfacciones al maestro Peralta. En 2003 fue reconocida con el Premio BMI, y desde su creación, ha sido grabada por más de 80 intérpretes, como la Banda El Recodo, Gerardo Reyes, Cornelio Reyna, Los Rieleros del Norte, Grupo Pesado, Erasmo Catarino, y Alacranes Musical, entre muchos otros.

Otras de las obras del maestro Peralta que lograron arraigo en el público son El burro viejo, El estorbo, Justicia para un reo, Mi caballo el ofensor, Plegaria de un hijo, Por un error y Un poco de algo, por mencionar algunas.

Durante su trayectoria como compositor, José Alfonso Peralta ha sido distinguido con diversos premios, pero su mayor satisfacción ha sido el reconocimiento del público y la suerte de que hayan interpretado sus canciones, por lo que atesora con especial cariño otra anécdota que le sucedió en un pueblo en Sonora; buscaba a un amigo que trabajaba en una cantina tocando con un grupo norteño; mientras le daban razón del amigo, se acercó una mujer pidiendo que le invitara una cerveza. Él aceptó y ella le solicitó una moneda para ponerle a la rockola, y fue grande su sorpresa cuando puso una de sus canciones.

El maestro José Alfonso Peralta Sánchez falleció el 28 de febrero de 2012.

Repertorio de José Alfonso Peralta


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.