Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Marco Antonio Vázquez

Marco Antonio Vázquez Barreiro nació un 17 de febrero en el barrio de Santa Julia de la Ciudad de México. Su padre, Antonio Vázquez Hernández fue amante de la poesía, y su madre, Martha Barreiro de Vázquez, aficionada al canto, quien todas las tardes después de comer interpretaba con sus hijos tangos de Carlos Gardel. Así, escuchando a su madre y hermanos, nace el gusto por la música y la escritura de breves poemas rústicos, recuerda Marco Antonio.

Es el segundo de nueve hijos. Los nombres de sus hermanos son Federico, María Elena, María Luisa, Rodolfo, Concepción, Virginia, José Luis y Martha. Durante su infancia vive en distintos estados de la República Mexicana y en ciudades como Los Ángeles, San Francisco, Nueva York, Chicago y en el estado de Texas, Estados Unidos.

Después de cursar la educación básica ingresa a la Escuela Superior de Música donde, debido a las constantes huelgas que había en la institución, se ve obligado a abandonar sus estudios más no su vocación, así que se forma en la que dice es “la mejor universidad: la práctica”, cantando en bares y restaurantes, haciendo primera, segunda o tercera voz, requinto, armonía y maracas.

Su primera composición fue Creo, escrita en la Ciudad de México en 1959 e inspirada en su novia Lola, años más tarde su esposa y madre de sus cinco hijos. Incluso, esta canción lleva un acróstico con su nombre: La luz de tus lindos ojos/ Ojos de dulce mirar/ La miel de tus labios rojos/ Ansioso quiero probar…

Comenta el maestro Vázquez Barreiro que una ocasión prometió a Lola que “un día escucharía su canción en la radio. Fue una aseveración petulante hasta cierto punto; sin embargo, gracias a Dios y para mi fortuna se cumplió y tuvo bastante éxito”.

Recuerda que desde pequeño era “ave nocturna”; los vecinos de la vieja vecindad donde vivía disfrutaban las serenatas que, con su solitaria voz, los desvelaba románticamente: “Mis más fervientes admiradoras eran Doña Brígida, de la tienda de abarrotes, y Doña Raquel, de la panadería. Mi ilusión más grande era formar un trío como los que estaban de moda, pero jamás imaginé que un día compartiría marquesina con algunos de mis ídolos”.

Sus actividades profesionales han sido como compositor y trovador. Inicia con el dueto Los Andariegos, cantando por las noches acompañado siempre por su fiel compañera: la guitarra, mientras que por el día hacía versiones del inglés al español para agrupaciones como Los Apson.

Su primer LP es lanzado en enero de 1966 e incluye Creo, tema con el que saborea las primeras mieles del triunfo como compositor e intérprete, conocido en ese entonces como Marco Barreiro y nombre que, por sugerencia de su disquera Peerless, cambia después al definitivo: Marco Antonio Vázquez.

En su trabajo predominan temáticas como el amor y el desamor en sus diferentes expresiones, amor a la pareja, a la familia o a un lugar entrañable: “Las composiciones son como los hijos, se quieren por igual, aunque unos destacan más que otros”. Al momento de crear, asegura, la inspiración surge de situaciones donde están presentes el amor, el dolor, la satisfacción y el placer, emociones y sentimientos que se viven o se evocan en la mente.

Algunos de sus temas que le han dado grandes satisfacciones, grabados en más de 50 producciones discográficas e interpretados por el autor y otros cantantes, son Te vi llorando con Valente Pastor y Los Randall; Sin que lo sepas tú con Vicente Fernández, Los Temerarios y Los Cachorros de Juan Villarreal; Creo con Los Kipus y la Rondalla Tamaulipeca; Tu inolvidable sonrisa con Los Freddy’s, Estela Núñez, Flor Silvestre y Bienvenido Granda; Tu primer pecado con Los Socios del Ritmo y Fito Olivares; Dejo con Los Muecas; Para olvidar que me olvidas con Los Caminantes, Los Freddy’s y José Manuel Zamacona, y La mejor de las mujeres con Vicente Fernández.

Entre sus distinciones se encuentran discos de oro en México y Estados Unidos, un Kanguro Radio Mil, cuatro Discómetros de Oro, cinco premios Macuixóchitl de televisión, un Heraldo, dos Micrófonos de Oro, dos Palmas de Oro y dos Calendarios Azteca.

En 2015, la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) le reconoce sus 50 Años de Trayectoria como compositor. Pero a pesar de todo, para el maestro Vázquez “el galardón más grande es el cariño y el gusto del público por mis canciones”.

Uno de los recuerdos más gratos de su carrera es una gira por Torreón, Coahuila, cuando al aterrizar el avión ve una multitud e intrigado se pregunta qué personaje tan importante irá a bordo, y “mi sorpresa fue mayor cuando al descender la escalera me di cuenta que era a mí a quien esperaban entre aplausos. Fue muy emotivo escuchar cómo coreaban mi nombre y me pedían autógrafos”.

Marco Antonio Vázquez se considera algo conservador; disfruta practicar tenis, squash y viajar. Entre sus objetivos está fortalecer y promover al compositor a quien, asegura, abandonó por darle impulso y proyección al cantante. Actualmente se siente feliz y agradecido con la vida porque puede “seguir en este hermoso camino musical”.

Repertorio de Marco Antonio Vázquez


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.