Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Luis Demetrio

(Luis Demetrio Traconis Molina)



Luis Demetrio Traconis Molina, menor de los cuatro hijos, y único varón, de don Juan B. Traconis y doña Ofelia Molina, nació en Mérida, Yucatán., el 21 de abril de 1931.

A la temprana edad de tres años mostró su inclinación por la música al ejecutar, con una pequeña armónica, fielmente las melodías populares yucatecas y al cumplir 12 años reveló sus dotes de compositor con su primera canción, Felicidad.

En 1948 llegó a la Ciudad de México para cursar la carrera de Contador, como su familia deseaba, pero en su mente bullía la meta de conquistar un sitio en el medio musical. Así que, sin descuidar sus obligaciones como estudiante, supo introducirse al mundo del espectáculo, y para el año de 1950, el entonces famoso trío Avileño, le grabó su canción Yo no sé qué siento aquí, y casi al mismo tiempo, Dámaso Pérez Prado El Rey del Mambo, presentó ese mismo tema, rebautizado con el nombre La cerveza.

Cuando Pérez Prado conoció a Luis Demetrio creyó en sus aptitudes vocales y lo invitó a incorporarse a los coros de su orquesta, que era la máxima atracción del popular Teatro Margo, hoy Blanquita.

Para 1954, en pleno apogeo del Cha-Cha-Cha, Luis Demetrio se integró a los coros de la orquesta cubana América, que dirigía el Mtro. Ninón Mondejar, quien inmediatamente incluyó en su repertorio y discos las canciones de Luis Demetrio Cha-Cha-Cha-Chabela, En ti, en ti, Qué esperas, Cha-Cha-Cha con melodía, Quiéreme un poquito más, La vacuna Salk, y varias más, hasta completar una docena de éxitos con dicha orquesta.

En 1955 el famoso Cuartero armónico, que además eran sus paisanos, le grabaron sus temas Dos extraños y Eres todo para mí, siendo esta última también un gran éxito en la voz del célebre compositor Luis Arcaraz consolidándola con su orquesta. El Mtro. Arcaraz también le grabó Calendario y Que vuelva a mí.

En 1957, La puerta se coloca entre las grandes favoritas del público de habla hispana, en la voz del afamado cantante chileno Lucho Gatica.

En 1958 los temas de Luis Demetrio fueron interpretados por los cantantes más solicitados de esa época. Pedro Vargas le grabó Me estás envenenando; Andy Rusell, Jóvenes y bellas; Miguelito Valdez Mr. Babalu, convirtió en éxito Corazón Salvaje, y la puertorriqueña Virginia López hizo lo mismo con Qué esperas.

En los años 60 y 61 se hizo cargo de la dirección artística de una importante empresa discográfica, retirándose de su actividad como compositor con el fin de conocer otra faceta de la industria de la música. Pero la inspiración prevaleció y prefirió regresar a la composición para crear temas como El Día, para Angélica María; La Copa de Vino para Olga Guillot; Voy, Si Dios Me Quita la Vida y En tu pelo, para Javier Solís, Bravo, con Celia Cruz, y Te Necesito, con Carlos Lico, quienes hicieron de ellas grandes éxitos.

Otros temas como Apóyate en mi alma, El diablo y yo, Tus cenizas y las mías, En la cantina, Eres tú mi esposa, Qué noche, qué luna y qué gato, Odio, Quién será (con Pablo Beltrán Ruiz), Sácale jugo a la vida, Mi único defecto, y muchas otras fueron interpretadas por Eddie Gormé, Billy Vaughn, Lola Flores, Roberto Ledezma, Lucha Villa, Elena Burke, The Barry Sisters, Tito Rodríguez, Lucecita Benítez, Perete, Ellis Regina, Gloria Lasso, Mona Bell, Rocío Dúrcal, Alberto Vázquez, Freddy Noriega, Manolo Muñoz, Marco Antonio Muñiz, Dean Martin, Tito Puente, José Antonio Méndez, Diego El Cigala, Michael Bublé y Luis Miguel, por mencionar sólo algunos.

Asimismo, las canciones de Luis Demetrio fueron incluidas como temas principales y de fondo en numerosas películas y telenovelas.

Su popularidad se tradujo en una invaluable cosecha de reconocimientos: En 1964 recibió la Musa de Radiolandia al mejor compositor del año; en 1965, el Trébol de Oro por las mejores ventas y la Diosa de Plata del XI Concurso de la Televisión Mexicana al mejor compositor; además del Micrófono de Oro, de la Asociación Nacional de Locutores, al mejor compositor; el Calendario Azteca, de la Asociación Mexicana de Periodistas de Radio y Televisión (AMPRyT); los trofeos WHON, de Nueva York; el de la revista Farándula, también de Nueva York, y el de la KWKW, de Los Ángeles, California.

En 1966 recibió el Trébol de Oro Musart por las mejores ventas del año; la Hebilla de Oro al artista del año, en el Canal 2 de Panamá, y un premio y reconocimiento por el segundo lugar en el 1er. Festival de la Canción Latinoamericana de Miami, Florida; en 1967 le otorgaron la Palma de Oro por el primer lugar en el Festival Internacional de Hollywood.

En 1970 se impuso un nuevo reto, el cual asumió con gran responsabilidad y entrega apasionada, para promover el conocimiento de la Historia de México a través de la música, y ante la sorpresa de amigos y admiradores, se apartó por completo de la actividad artística para emprenderlo.

Luis Demetrio contaba: “Lo tedioso y la necesidad de memorizar las fechas, me hizo odiar la clase de Historia…” Esta fue una de las razones que lo motivó a idear este proyecto.

El poeta Salvador Novo lo animó y le ofreció su valiosa colaboración; entonces Luis Demetrio inició el desarrollo de su obra Historia Biográfica de México Cantada y en Dibujos. El proyecto marchó a paso lento como consecuencia de su minuciosa producción. Este desafío lo llevó a realizar una inversión cuantiosa que afectó su economía.

La Historia Biográfica de México Cantada y en Dibujos está integrada por 86 canciones que abordan sucesos desde la época prehispánica hasta las gestiones de algunos presidentes de México. Luis Demetrio se basó en los libros de texto de la Secretaría de Educación Pública, pero también está el apoyo de Salvador Novo, de los historiadores David Sandoval García y Miguel Siberia Taboada, y de autores, compositores y arreglistas como Víctor Manuel Mato, Salvador Peniche, Laura Acosta, Enrique Acevedo, Mario Patrón, Eduardo Magallanes, Ignacio González Murillo, Rigoberto Alfaro, Enrique Neri y Juan García Esquivel; la ambientación de los Hermanos Zavala, mientras que en la parte narrativa se escuchan las voces de Guillermo Ochoa, Lourdes Guerrero, Álvaro Mutis y Luis Ignacio Santibáñez, entre otros.

En las interpretaciones de Aída Cuevas, Dulce, Rosenda Bernal, Armando Manzanero, Carlos Lico, Alberto Vázquez, Pepe Jara, Arianna, Manolo Muñoz, Jorge Macías, los Caminantes y el propio Luis Demetrio, entre otros, se narran los episodios históricos de México a través de los siglos entre los sonidos de las flautas de caucho, los tambores prehispánicos, reminiscencias de flamenco y jazz, sin faltar los corridos y la música tradicional mexicana ejecutada por el Mariachi Vargas de Tecalitlán.

Paralelamente, Luis Demetrio realizó la producción de La Historia Biográfica de México Cantada y en Dibujos, en video, así como la recreación de algunos pasajes, con la actuación de artistas como Angélica Aragón y Rogelio Guerra.

Así, este proyecto que a Luis Demetrio le llevó varias décadas de trabajo exhaustivo, quedó formalmente conformado en 10 CD´s y 10 DVD´s, en inglés y español, subtitulado en ambas lenguas, como un material de enorme utilidad creado principalmente para la niñez mexicana y para personas con alguna discapacidad auditiva.

Esta obra ha sido objeto de muestras de reconocimiento por parte de personalidades de la sociedad mexicana, autoridades e intelectuales, por ser un novedoso sistema para la enseñanza de la Historia a las generaciones actuales y futuras.

Debidamente protegida en sus derechos de autor, esta obra única en el mundo le dio a Luis Demetrio la pauta para crear canciones inspiradas en personajes internacionales y su entorno histórico, como Hiroito (Japón), Churchill (Gran Bretaña), Franco (España), Mussolini (Italia), De Gaulle (Francia), y Franklin y Washington (Estados Unidos), entre otros, interpretadas en el idioma del país correspondiente.

Para 1981 Luis Demetrio reanudó su actividad artística con giras tanto en la República Mexicana como en el extranjero, y temporadas de cabaret en el Hotel del Prado, La Escena, El Botín, El Gatsby del Hotel Stouffer Presidente, el Restaurante del Lago, el Ambassador y el Camino Real.

En 1991 lo invitaron a colaborar con la televisión de Morelos y fue así como produjo las series musicales La Casa de Luis Demetrio (1991-19194), y La Puerta de Luis Demetrio (1995-1997), en las que tuvo como invitados a numerosos artistas de renombre tanto nacional como internacional.

Incansable en todo lo relacionado con el quehacer musical, Luis Demetrio produjo también una serie de discos para homenajear a grandes compositores mexicanos, titulada Yo soy, que contiene la biografías en video y las composiciones más representativas de cada autor, entre los que figuran Ricardo Palmerín, Guty Cárdenas, Pepe Domínguez, Armando Manzanero, Los Montejo, Sergio Esquivel, Agustín Lara, Gonzalo Curiel y Álvaro Carrillo, entre otros.

El 26 de octubre de 2005, la Sociedad de Autores y Compositores de México, en su primera edición de los Reconocimientos Trayectoria homenajeó al Mtro. Luis Demetrio con motivo de sus 50 años como compositor.

El Mtro. Luis Demetrio falleció el 17 de diciembre de 2007, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, y su legado enriquece el acervo musical de México.

El 24 de febrero de 2010 se develó su busto en bronce, obra del escultor Sergio Peraza Ávila, en la Plaza de los Compositores de la Ciudad de México.

Repertorio de Luis Demetrio


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.