Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Juan S. Garrido

(JUAN SANTIAGO GARRIDO VARGAS)



Nació el 9 de Mayo de 1902, en Valparaíso, Chile. Falleció el 23 de Enero de 1994, en la ciudad de México. Fueron sus padres, el Sr. Evaristo Antonio Garrido Briseño y la Sra. Margarita Vargas Valenzuela. Vivió en Chile hasta 1932, y en México a partir de ese año. Estudió High School y Comercio.

Durante su infancia su madre le enseñó a tocar el piano. Inició su carrera como compositor en Santiago de Chile, a la edad de doce años. Su primera canción fue "Madre, Bendita Palabra". Era muy trabajador, creativo y activo; fue director de orquesta; seis años Presidente de la Unión Mexicana de Cronistas de Teatro y Música; director de coros musicales, como el Coro Infantil de Televicentro, que dirigió de 1959 a 1972, y el Coro de Banca Serfín.

También fue conductor de programas de radio. Dirigió durante treinta y seis años el programa "La Hora del Aficionado", en la XEW; en él se dieron a conocer muchos de los artistas de la Epoca de Oro de la canción mexicana. En otra de sus facetas, se desempeñó como importante escritor e investigador de todos los aspectos relacionados con la música mexicana. Durante dieciocho años publicó en el periódico Novedades la columna "Buenos Días Mis Amigos", que posteriormente pasó al Universal.

Entre 1980 y 1983 para el Instituto Mexicano de la Radio hizo el programa "Historia Musical de México", que también ha sido transmitido por Radio UNAM.

Es autor del libro "Historia de la Música Popular en México (1896-1973)" publicado por Editorial Extemporáneos, S.A. En su dedicatoria imprimió el Mtro. Garrido: "Al pueblo mexicano, dueño de un agudo sentimiento artístico, expresado en su maravilloso cancionero popular, ofrendo este libro como prueba de mi sincera gratitud. J.S.G." Esta obra contiene dos mil quinientas composiciones catalogadas, quinientos autores y cincuenta fotografías de compositores famosos.

Respecto a su forma de ser y personalidad, algunos meses antes de su fallecimiento él mismo se definía de la siguiente forma: "En mi juventud fui un hombre sencillo, entusiasmado por la música. Hice muy buenos, queridos y grandes amigos. Me gustaban los amigos artistas y los que querían llegar a serlo. Hacía fiestas en mi casa e invitaba a muchos de ellos. Ahora soy un hombre más tranquilo y hogareño." Dos de sus grandes pasiones, la lectura y escuchar música clásica, popular nacional, jazz y Fox trot.

Las obras con las que mayores satisfacciones obtuvo fueron "La pelea de gallos en la Feria de San Marcos" y "Noche de Luna en Jalapa", tanto que en Aguascalientes y en Jalapa era recibido como huésped distinguido, reconocido con medallas, homenajes y sobre todo con el cariño de la gente. En una muy emotiva ceremonia recibió las llaves de la ciudad de Jalapa, y luego un enorme coro interpretó "Noche de Luna en Jalapa", y después le pusieron su nombre a una calle de la ciudad. En 1990 se le rindió un gran homenaje en el Teatro de la Ciudad. Compuso obras en coautoría con diversos autores como, Ernesto Cortazar, con quien hizo "El corrido villista" y "Enamorado"; con José Antonio Zorrilla "Monís" y con Manuel Muñoz Farrus. Entre éstas están "El ay, ay, ay", "Calesero", "Tampico", "Cuando tu me quieras", "Muchachita bonita", etc.

Una anécdota que le gustaba platicar, narra que cuando tenía veinte años y vivía en Chile consiguió un trabajo en una compañía discográfica. El tocaba muy bien el piano y un amigo le propuso tocar en un restaurante con un grupo musical. Aceptó, pero tenía que partirse en dos para cumplir con su trabajo en la oficina y el restaurante. Un día de plano no fue a la oficina para llegar un poco más temprano al restaurante y estar más tiempo. Y cuál fue su sorpresa al descubrir entre la concurrencia a su jefe, pero la sorpresa fue mayúscula porque su jefe lo despidió. Lo relevante de esto fue que en ese momento se quedó solamente con un empleo, en el que siguió... toda su vida. Consideraba que estas son cosas del destino.

De las satisfacciones que recibió de su carrera comentaba: "No podría hablar de una, sino de muchas. Por ejemplo, conocer a la gente de diversas ciudades que me han inspirado algunas de mis canciones. Saber que hay un parque en la ciudad de México que lleva mi nombre. Haber formado una orquesta de alta calidad, con la que bailaron los amantes de la música, por muchos años. Haber despertado a tanta gente por las mañanas cantándoles mis canciones. Que siempre encuentro alguien que se acuerda de mi música y me detiene para saludarme. Que mis amigos intérpretes, todos ellos, hayan gustado de mis canciones y las hayan cantado y grabado".

De las canciones que compuso, las siguientes son algunas de ellas: "Dame un beso", "Lágrimas", "Pelea de gallos en la Feria de San Marcos", "Noche de Luna en Xalapa", "El enamorado", "Ay Caramba", "Hasta el cepillo", "Un suspiro", "Canitas", "El charro", "Ladrón", "El detalle", "Los ojos de mi Negra", "Yo sé tu pena", "Chula", "América unida", "Adorada", "La última jugada", "La suegra", "Claudia", "El mole poblano", etc. Para cine compuso "Las mujeres mandan", "La india bonita", "Padre mercader", "La pequeña madrecita", "La justicia del lobo", y otras.

Repertorio de Juan S. Garrido


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.