Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


José Sabre Marroquín

Nació el 8 de Diciembre de 1909, en la capital de San Luis Potosí, hijo de José Sabre Montiel y Julia Marroquín Alonso.

José creció en un ambiente musical, pues su padre era un afamado pianista, arreglista y director de orquesta.

Al cumplir cinco años inició formalmente sus estudios de música, bajo la tutela de su padre y al cumplir seis años ya se desarrollaba como baterista en un conjunto dirigido por su papá que se dedicaba a poner música de fondo en películas mudas que se proyectaban en el Teatro Othón y posteriormente en el O Farrill, de la capital potosina, donde José debutó como solista, a los ochos años de edad, tocando el xilófono, en los Jueves Azules.

Además de la formación musical con su padre, Sabre Marroquín estudió con los maestros potosinos Antonio Rodríguez y Gabriel Arriaga.

Al cumplir 13 años se hizo cargo de la dirección del conjunto de su padre, cuando éste decidió dedicarse a otra actividad.

Varios años después fue contratado para dirigir la Orquesta de Jazz del Casino de Monterrey, ciudad en la que permaneció un año para volver a San Luis Potosí, en donde tuvo la oportunidad de conocer al maestro Gonzalo Curiel, quien realizaba una gira acompañando al Dr. Alfonso Ortiz Tirado.

Entonces Curiel convenció a José para tomar su lugar en esa gira, y fue así como el joven músico realizó sus primeras presentaciones por la República Mexicana, Centroamérica y el sur de Estados Unidos.

Posteriormente se estableció en la ciudad de México y a finales del año 1932 comenzó a trabajar en la estación de radio XEW.

En 1935 compuso su primera canción titulada Gris, con letra de Ricardo El Vate López Méndez, y algunas más, dándolas a conocer en grabaciones para la RCA Víctor, en las voces de artistas como Juan Arvizu, Pedro Vargas, Chucho Martínez Gil y Emilio Tuero, entre otros, acompañados por su propia orquesta que para entonces ya había formado.??

En 1937, durante una gira por Sudamérica y las Antillas, Sabre Marroquín, en colaboración con el gran cantante José Mojica, creó la canción Nocturnal, que hoy en día forma parte del repertorio clásico del bolero y es conocida internacionalmente.

Sobre este tema, Sabre Marroquín contaba que en pleno invierno argentino, en el mes de julio, iban en automóvil de Rosario a Buenos Aires, José Mojica, Alfonso Espriú y él. Le comento a Mojica que sentía mucho frío, como nunca en su vida, por lo que le propuso componer una canción tropical para olvidar el frío. José Mojica aceptó y le pidió que compusiera una primera frase musical a la que él pondría letra.

Así, poco a poco y casi de memoria, haciendo unas cuantas anotaciones, fueron componiendo la canción hasta terminarla. Al llegar a Buenos Aires, el maestro Sabre Marroquín la tocó al piano y José Mojica la cantó... la consideraron perfecta.

En Lima, Perú, José hizo un arreglo de esta canción para orquesta sinfónica. Era el último día del mes de Julio de 1937, cuando estrenaron Nocturnal.

En 1938 formó su primera orquesta de cuerdas, especializada en la interpretación de valses internacionales, y de 1943 a 1966 estuvo en todos los programas estelares de la XEW, acompañando a artistas nacionales y extranjeros como Emilio Tuero, Conchita Martínez, Amanda Ledesma, Mercedes Simona, Mapy y Fernando Cortés, entre muchos otros.

En una temporada que duró año y medio, auspiciada por la Compañía Nestlé, el maestro Sabre Marroquín dirigió un programa semanal con la participación de una orquesta sinfónica, en el que intervinieron como solistas figuras internacionales, tal es el caso del violinista Henryk Szeryng, los pianistas Jorge Bolet y Witold Malkuzinsky, así como los mexicanos Luz María Puente, María Teresa Rodríguez, José Kahan y cantantes como Ramón Vinay e Irma González, entre otros.

José Sabre Marroquín destacó por su gran versatilidad tanto en la música popular como en la de concierto. También creó música para cine, para las películas Noche de recién casados, Guitarra de América y la primera versión de Pito Pérez, con Manuel Medel.
Durante 23 años fue director musical de la Revista Musical Nescafé, uno de los programas pilares de la televisión mexicana, presentando a artistas como Agustín Lara, Silvia Pinal, Cantinflas, Pedro Infante, Jorge Negrete, Lucho Gatica, Johnny Mathis, Charles Trenet y Katina Ranieri.

El maestro Sabre Marroquín grabó para los sellos RCA Víctor, Orfeón y Musart, acompañando con su orquesta y arreglos a artistas como Angélica María, Lucho Gatica, Olga Guillot, Marco Antonio Muñiz, José José, Jorge Fernández, José Luis Caballero, Amparo Montes, Daniel Riolobos y Chucho Martínez Gil, entre otros.

Entre sus canciones más populares figuran: Canción de cuna a Patricia (en coautoría con José Agüeros), que se estrenó en Bellas Artes con el tenor Carlos Puig; Gris y Déjame recordar (con Ricardo López Méndez); Canción de cuna a Josefina (con letra de Consuelo Velázquez); Canción a mi madre y Berceuse (con Ignacio Fernández Esperón Tata Nacho); Así fue (en coautoría con Alfonso Espriú); Canción del mar (con letra José Antonio Zorrilla Monís); Cuando me quedo a solas y Estás conmigo (con Vicente Garrido); Muchacha tropical (en coautoría con Pepe Guízar); Añoranza, De mi Patria, De siempre, Soledad y Antillana, por citar sólo algunas.

Su tema Déjame recordar se puede escuchar en dos importantes películas internacionales: Elegy, protagonizada por Penélope Cruz y Ben Kingsley, y La ley del deseo, de Pedro Almodóvar, y aparece en los soundtracks de ambas cintas.

Pionero de la Sociedad de Autores y Compositores de México, en la que a partir de 1953 y hasta 1971 ocupó los cargos de Director de Relaciones Públicas, Director General, Presidente del Comité de Vigilancia, Secretario del Consejo Directivo, Director de Eventos Especiales y Miembro de la Comisión de Concierto, desarrollando con su espíritu visionario muchas de las estructuras que hasta hoy prevalecen es esa institución.

José Sabre Marroquín fue Director Musical de los Juegos Olímpicos de México 68; en 1974 compuso, en compañía de la poetisa Griselda Álvarez, el Himno para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, efectuados en Guadalajara, Jalisco, y en 1975 fue Director Musical de los Juegos Panamericanos, para los que hizo el Himno y la Canción Panamericana, con letra de Ricardo El Vate López Méndez, así como la fanfarria oficial que se escuchó en cada premiación de esa justa deportiva.
Desde 1955 y durante varios años tuvo una agencia de representaciones artísticas. También fue asesor musical y cultural de dependencias gubernamentales como la Subsecretaría de Radiodifusión y la Comisión Federal de Electricidad. Asimismo fue Director del Museo Tecnológico de la CFE.

Por su prolífica obra, José Sabre Marroquín fue objeto de innumerables homenajes y reconocimientos en diversos países como Polonia, Cuba, Estados Unidos, Argentina, Perú y varios de Centroamérica, pero él siempre apreció especialmente los que recibió en su tierra natal, San Luis Potosí.

Sabre Marroquín fue el creador del Festival OTI Nacional, y en 1971 fue presidente del jurado del Primer Festival Internacional de Música Popular, del que formaron parte figuras destacadas como el compositor estadounidense Quincy Jones.

Entre sus mayores satisfacciones estaba que nueve obras de su autoría, que escribió y dedicó al gran violinista polaco naturalizado mexicano, Henryk Szeryng, fueron tocadas por este virtuoso en todo el mundo, además de que le fueron solicitadas de muy diversas partes de Europa y Estados Unidos.

Asimismo, tuvo la satisfacción de dar a conocer el disco Canasta de juguetes para chicos y grandes, con 36 piezas para piano que él escribió, dedicadas a los niños y ejecutadas por su nieto Alejandro Sabre.

En 2001 el contrabajista Charlie Haden obtuvo el Grammy por su disco Nocturne, que entre otras canciones contiene Nocturnal. Asimismo, este afamado jazzista editó en 2004 el álbum Land of the sun, con ocho temas del maestro Sabre, y que también mereció un premio Grammy.

José Sabre Marroquín falleció el 20 de septiembre de 1995, dejando un legado musical de más de 150 obras y otras tantas inéditas, entre ellas las canciones que escribió para cada unos de sus nietos. Su obra forma parte importante del acervo cultural de México.

Repertorio de José Sabre Marroquín


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.