Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


José Antonio Zorrilla Monís

(José Antonio Zorrilla Martínez)



José Antonio Zorrilla Martínez nació en Mérida, Yucatán, el 22 de agosto de 1915. Sus padres fueron José Antonio Zorrilla Bolio y Eustolia Martínez Hernández, un matrimonio de hacendados henequeneros que inculcaron a su hijo valores morales y humanísticos.

De niño, para pedirle dinero a su padre, solía decirle: “¿Me das ‘moni’?”, utilizando la palabra en inglés money, por lo que su progenitor, cariñosamente, empezó a llamarlo Monís, sobrenombre con el que se le conoció en el ambiente artístico y musical.

Desde muy joven, a la edad de 15 años, se inició en la poesía, por la que siempre sintió gran predilección. Su abuelo paterno, Ovidio Zorrilla Trujillo, había sido un inspirado poeta yucateco. A esa edad compuso igualmente su primera canción, en coautoría con sus amigos, Armando Cáceres, Ricardo Pinelo Río y Arturo Alcocer.

José Antonio se caracterizaba por ser un muchacho sano y aficionado al deporte. Practicaba el ciclismo y la carrera de fondo; estudió Comercio al tiempo que trabajaba como escritor y productor de programas de radio en la XEZ, estación de su natal Mérida.

Al concluir sus estudios de Comercio decidió trasladarse a la capital para probar suerte. Corría el año de 1935 cuando llegó, lleno de ilusiones y deseos de triunfar, a buscar a su amigo y paisano Ricardo López Méndez El Vate, quien lo ayudó a ingresar a trabajar a la XEW como escritor y productor de programas.

Su aparición en el mundo de la música sucedió cuando unió su talento como letrista al de otros grandes compositores como Javier Ruiz Rueda, Alfonso Esparza Oteo, Gonzalo Curiel, Mario Ruiz Armengol, José Sabre Marroquín, Miguel Prado y Miguel Pous, aunque su producción musical más importante la realizó con Luis Arcaraz y con el compositor jalisciense Gabriel Ruiz.

Como tú quieras, fue el tema que marcó su debut en el mundo discográfico, ya que fue la primera canción que le fue editada, la cual realizó conjuntamente con el destacado compositor Alfonso Esparza Oteo.

Aunque le gustaba escribir poemas y letras de canciones en las que su principal motivo de inspiración eran la mujer, el amor y el romanticismo, también dedicó gran parte de sus composiciones a distintos lugares de la República Mexicana, que quedaron plasmados en canciones como Puerto Vallarta, Cancún, Mi novia Guadalajara, Las Hadas y Acapulco, en coautoría con Gabriel Ruiz, entre otras.

En la XEW trabajó al lado de importantes figuras de la radio, como Pedro de Lille y Ricardo López Méndez. Su gran espíritu de lucha y capacidad creativa lo llevaron a ocupar el cargo de Jefe de Redacción en Anuncios de México, empresa que después se transformó en Publicistas Mexicanos, en la que se desempeñó como redactor creativo.

Durante el régimen del presidente Miguel Alemán Valdés fue nombrado Subjefe de Publicidad de la Campaña Alfabetizadora, cargo que desempeñó con responsabilidad y eficiencia.

Con la llegada a México de la televisión en blanco y negro se abrió un nuevo espacio de trabajo para José Antonio, que se convirtió en productor y director de cámaras del Canal 4 de Telesistema Mexicano, S.A., hoy Televisa.

Asimismo, el doctor Fernando González Oviedo, gerente de la emisora XEB, lo invitó a colaborar como director artístico, escritor y productor de la radiodifusora. También trabajó en Publicidad Salas, una de las agencias más reconocidas de aquella época, laborando durante siete años como escritor.

En el mandato del presidente Adolfo López Mateos fue designado Comentarista de Noticias Políticas de Provincia, dependiente de la Oficina de Prensa de la Presidencia de la República, en el Palacio Nacional.



En la prestigiada firma publicitaria Camacho y Orvañanos se desempeñó como redactor y creador de anuncios en las campañas de suscriptores del periódico Novedades y de las revistas editadas por Publicaciones Herrerías.

De las muchas invitaciones de trabajo que recibió, hubo una que sentimentalmente significó mucho para él: la de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), institución a la que siempre estuvo ligado y de la que fue uno de los socios fundadores.

En la SACM se desempeñó en un principio como Coordinador General, después fue Subdirector y posteriormente Vocal del Consejo Directivo, así como también fue Director del Boletín que la institución publicaba cada mes.

En 1968, con motivo de la celebración en México de los XIX juegos Olímpicos, fungió como Jefe del Equipo Nacional de Radio del Comité Organizador, labor que realizó adicionalmente a otras actividades, como la que efectuaba para el Canal 11 del Instituto Politécnico Nacional donde producía el programa Historia de la Canción Romántica de México.

Durante 15 años fue sinodal de un gran número de locutores. También formó parte del jurado del Festival OTI. Fue epigramista y autor de dos libros de poesía.

Su aportación a la cultura musical es muy importante y significativa, ya que fue autor de letras de canciones que, por su emotividad, fineza y contenido, se insertaron dentro de la llamada Época de Oro de la Canción Romántica de México.

Solía decir que el trabajo de los letristas y el de los compositores de música están tan unidos que dependen el uno del otro: “Son como las alas de una paloma; necesita de las dos para poder volar.”

Algunos intérpretes de sus canciones han sido: Alberto Vázquez, Marco Antonio Muñiz, Raphael, Juan Arvizu, Víctor Iturbe, Hugo Avendaño, Los Tres Diamantes, Los Tecolines, Los Panchos, Amparo Montes, Fernando Fernández, María Victoria, Las Hermanas Aguilar, Germán Valdez Tin Tan, Amalia Mendoza La Tariácuri, Javier Solís y La Rondalla Tapatía.

Dominó también el humorismo en verso y dejó testimonio de su talento en el programa El Epigrama del Día, que se mantuvo al aire durante varios años en el canal 11 hasta el día de su fallecimiento.

A lo largo de su brillante carrera recibió diversos premios y reconocimientos por su trabajo, profesionalismo y gran labor creativa. La Promotora Hispano Americana de Música (PHAM) en varias ocasiones le entregó diplomas por alcanzar primeros lugares de popularidad durante el año con sus canciones Diez minutos más, Usted, Perdóname mi vida y El vicio (en coautoría con Gabriel Ruiz), y Bonita (en coautoría con Luis Arcaraz), entre otras.

La misma editorial PHAM, en 1975, le hizo un reconocimiento especial por sus 40 años de fecunda labor como autor. En 1978, la editorial PRAM, con motivo del Jubileo de Oro del Disco Mexicano, le entregó un diploma como reconocimiento a su gran aportación a la música. Ese mismo año el Ayuntamiento de la ciudad de Mérida le hizo entrega de la Medalla Guty Cárdenas, y la Sociedad Artística Ricardo Palmerín también le confirió un reconocimiento.

Recibió también distinciones del Museo de la Canción Yucateca, el Comité Organizador del Festival OTI y los Románticos de Guadalajara. La Sociedad de Autores y Compositores de México también le entregó un reconocimiento especial en 1971 como Socio Fundador.

Contrajo matrimonio con Susana Ducloux Rosas, con quien procreó cuatro hijos: José Antonio, Susana, Lucila y Claudia. Tuvo un inmenso amor por su familia, que lo recuerda amorosamente como un excelente esposo y padre.

El maestro José Antonio Zorrilla Martínez Monís falleció en su hogar el 26 de noviembre de 1982, de un infarto al miocardio. Sus restos reposan en el Lote de Compositores del Panteón Jardín de la ciudad de México.

Repertorio de José Antonio Zorrilla Monís


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.