Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


José Vaca Flores

José Vaca Flores nació el 17 de marzo de 1935 en Jocotepec, Jalisco, un pequeño poblado situado a cincuenta kilómetros de Guadalajara. Es el noveno de doce hijos de los señores Juan Vaca Núñez y María Trinidad Flores Parra.

Debido a que en su pueblo sólo existía la posibilidad de estudiar hasta primaria, y aunado a la falta de recursos económicos para viajar a la capital y cursar secundaria, José con su férrea determinación por superarse trabajó para costearse estudios de mecanografía e inglés, los cuales con el tiempo lo ayudaron a salir adelante.

A sus dieciocho años de edad emigra junto con su familia a Mexicali, Baja California, en busca de mejores condiciones de vida, dejando atrás su tierra, sus amigos y —lo que más le dolió— su novia. Pero como reza el dicho, no hay mal que por bien no venga, y esa nostalgia fue la que lo inspiró para componer sus primeras canciones.

En la ciudad bajacaliforniana se desempeña, entre otras actividades, en los campos algodoneros y pone en práctica sus habilidades como mecanógrafo en un pequeño escritorio público que instala afuera de la Oficina de Correos, negocio que le rinde excelentes frutos.

En lo que respecta al ámbito autoral, comparte que en un principio escribía temas que al día siguiente ya no le gustaban tanto, así que los desechaba; pero no se rendía y siempre se esmeraba en hacer letras nuevas rescatando lo que le había agradado de las anteriores, puliendo sus creaciones, hasta que llegó el momento en que conservaba más material del que mandaba a la basura.

Por otra parte, su amistad con el periodista Alfredo Chávez Santoyo le da la satisfacción de ver y disfrutar por primera vez su nombre plasmado en una publicación masiva debido a que su amigo, entonces editor de la página literaria y cultural del periódico Nuevo Mundo, publica un poema de su inspiración dedicado al Santo Patrono de su pueblo.

Debido a que su inquietud era convertir sus poemas en canciones, y con la música en mente, se presenta en la radiodifusora local XED y busca un mariachi al que le canta sus temas; poco tiempo después la agrupación interpreta dos de sus canciones en un programa en vivo, otorgándole su respectivo crédito autoral.

De esta manera, a sus veinticuatro años decide que el repertorio que había compuesto era suficiente para tener una oportunidad en el medio, por lo que reúne sus recursos y se traslada a la Ciudad de México consiguiendo, ese mismo año, que el Dueto Amanecer le grabara su primera canción Cuando se oculte el sol.

Motivado por este primer logro, se dedica a escribir y promover sus temas con diferentes artistas de la época. La realización del maestro Vaca Flores llega en 1961 cuando Javier Solís le graba Esclavo y amo, canción que se convierte en éxito indiscutible y que, a través de los años, ha seguido rindiendo frutos porque cada vez más artistas lo interpretan.

Durante una de sus visitas a la compañía de discos CBS (hoy Sony Music) conoce a Felipe Valdés Leal, director artístico de música ranchera quien le graba sus obras y, con el paso del tiempo, le brinda la oportunidad de iniciar la faceta también de director artístico en dicha empresa, en la cual dirige a destacados aristas como Cuco Sánchez, Gerardo Reyes, Felipe Arriaga, Valentina Leyva, Chelo Silva, Los Alegres de Terán, Las Hermanas Huerta, Las Jilguerillas, Rita y José, Los Muecas, Los Dinners y Los Temerarios, cuyo primer material estuvo a su cargo.

Algunas más de las canciones creadas por José Vaca Flores son Besos de papel, en coautoría con Felipe Valdés; Ya me voy para siempre; La peor de las derrotas; La luz de un farol; El caso de los diez; Borracho te recuerdo; Y se irán los abriles; La de los ojos negros, y Sabor amargo, escrita en colaboración con Antonio Valdez a quien el maestro Vaca Flores le tiene especial agradecimiento por la hospitalidad que le brindó cuando llegó a la Ciudad de México. Otras de sus coautorías son Por las parrandas y Sollozando, con su hermano Miguel Vaca Flores.

Otros de sus intérpretes han sido Vicente Fernández, Los Panchos, Marco Antonio Muñiz, Manoella Torres, Los Temerarios, Lucha Villa, Los Pasteles Verdes, Lupillo Rivera y Ray Conniff, sólo por mencionar algunos.

A lo largo de su carrera ha recibido diversas distinciones, entre ellas un Grammy Latino —otorgado en Los Ángeles, California, en octubre de 2001— como Mejor Canción Regional Mexicana por Borracho te recuerdo, popularizada por Vicente Fernández El charro de Huentitán, quien la grabó varios años atrás pero no había sido incluida en ninguno de sus discos hasta ese momento, así como el reconocimiento Trayectoria 50 Años (2009) otorgado por la Sociedad de Autores y Compositores de México, entre otros.

Asimismo, ha sido acreedor a diversos homenajes, principalmente en su lugar de nacimiento, Jocotepec, del cual fue nombrado Hijo Predilecto y de donde también es originaria su esposa Esther, a quien “me gusta decirle Esthercita; aquella novia que dejé en mi pueblo, que inspiró mis primeros temas y con quien formé una linda familia con seis hijos: Rosa, Patricia, Angélica, José Luis, Liliana y Teresa, todos profesionistas gracias a mis canciones”, comparte.

José Vaca Flores también ha sido galardonado por su desempeño como director artístico con una medalla de oro, entregada en el Palacio de las Bellas Artes, por la producción de un álbum de música instrumental mexicana con el Mariachi México de Pepe Villa, coros de los Hermanos Zavala y arreglos de Fernando Z. Maldonado.

El maestro José Pepe Vaca Flores falleció el 31 de octubre de 2016, en la Ciudad de México.

Repertorio de José Vaca Flores


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.